El diseño básico, en su nivel más elevado

se orienta a la conceptualización, comprensión , comprobación y aplicación metodológica del proceso proyectual.

 

El diseño de baja complejidad posibilita la concreción de la forma, de funciones y factores dentro del marco de los procesos racionales de conformación, procesos productivos, elementos estéticos y comunicativos que dan sentido al objeto como producto de la creación sistemática.

Colaboraciones